Explotación de ganado ovino
SC Aguirre Rodríguez, Eduardo y Jose Ignacio
Polígono 4, parcela 121
31380 Caparroso (Navarra)
info@ganaderiaaguirre.es
Las carnes de ovino no tienen secreto para nosotros




Inicio > La Ganadería

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player


La Ganadería

Se dice que la trashumancia de los rebaños de los valles pirenaicos de Roncal y Salazar hasta las Bardenas Reales es fruto de un privilegio que concedió el Rey Sancho García en el siglo IX, después de que los pastores de esas tierras demostraran su valor en la lucha contra los sarracenos. Desde entonces, cada vez que se acerca el frío, ovejas salacencas y roncalesas cruzan Navarra de Norte a Sur a través de las cañadas reales para asegurarse el alimento durante los meses de invierno.

Quiso la casualidad que un día cualquiera de 1955, Eduardo Aguirre, nuestro abuelo, comprara un lote de aquellas ovejas a un tal Maisterra del pueblo de Garde (Valle del Roncal), en una de las travesías que éste hacía con destino a las Bardenas cada septiembre.

Dicen los que más memoria tienen que la compra le salió a 90.000 pesetas de las de entonces: doscientas ovejas a 450 pesetas cada una. Con esa misma cantidad, que consiguió vendiendo algunas tierras que tenía en su haber.

Para ellas construyó un corral en las mismas Bardenas, junto a la cabaña de Bandera. Dos años después construyo el corral del campo, en el extenso regadío de Caparroso.

El proyecto echó a rodar. Aguirre vendía directamente a los carniceros de los pueblos de alrededor. Por aquel entonces al ganadero le daban por la pieza, de entre 24 y 28 kilogramos, una media de 1.000 pesetas, mientras que los carniceros lo sacaban a la venta por unas 70 pesetas el kilo. Era el año 1960, en el que un peón cobraba unas 300 pesetas mensuales y su jornal diario no llegaba a las 60.

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player


Poco a poco se van comprando más cabezas de ganado. Así, el rebaño va creciendo con piezas procedentes de lugares como San Felices (Soria), La Rioja, Artajona o Carcastillo.

En la misma época, la familia Aguirre se decide a comprar el corral del Saso Viejo a unas hermanas de apellido Mutuberrias. Y en los anos noventa alcanza ya los mil ejemplares. Es también entonces cuando se construyen los primeros almacenes para el ganado y maquinaria en ese mismo Saso Viejo.

Durante algunos años padre e hijos siguen aumentado la ganadería con ejemplares de Valtierra, Cirauqui y Arguedas, al mismo tiempo que van construyendo las naves. Que se pueden ver a la salida del pueblo.

También compran las fincas del Carasol y Tresmugas de Rada entre 1995 y 1998, que se habilitan para almacenar maquinaria, pienso y forraje, además de parte del ganado vacio. Y continúan aumentando el rebaño dejando más corderas de reposición cada año. Así, la explotación en el año 2010 alcanza las 3050 madres.